Tendencias y desarrollos en el control de acceso de vehículos

Actualizado el 2 agosto, 2018

El control de acceso para vehículos es tan antiguo como el control de acceso basado en RFID en general. La introducción de tarjetas de banda magnética y, más tarde, de tarjetas RFID sin contacto a principios de los años ochenta, han iniciado el nacimiento de la actual industria del control de acceso.

Desde sus inicios, fabricantes, integradores y clientes también han reflexionado sobre la mejor manera de controlar el acceso de vehículos, solares y aparcamientos. La tecnología predominante utilizada para el acceso de vehículos en la última década es, sin duda, la tecnología de microondas: los lectores de 2,45 GHz identifican los coches y otros vehículos equipados con tarjetas semi-activas o activas. Soportando distancias de lectura de más de 10 metros, esta tecnología proporciona una forma conveniente y resistente de control de acceso vehicular.

Pero después de una década sin innovaciones innovadoras, parece que el cambio ha llegado. La nueva tecnología está llamando a nuestra puerta, desafiándonos a repensar nuestras soluciones para una identificación conveniente y segura de los vehículos. Pero antes de que sigamos explorando el futuro, sería prudente observar primero el reino de hoy.

Práctica actual

En la actualidad, cuando un responsable de seguridad o un responsable de instalaciones está pensando en un control de acceso vehicular, tendrá que elegir básicamente entre la tecnología prox convencional o la alternativa de microondas. Los fabricantes de tarjetas y lectores prox, especialmente los que operan en la frecuencia de 120-125 kHz, han encontrado formas de ampliar la distancia de lectura de la tecnología de tarjetas que utilizan. A través de la mejora del lector o de las etiquetas utilizadas, se ha alcanzado una distancia de lectura de alrededor de 1 metro, proporcionando así una forma bastante conveniente para que los conductores presenten las tarjetas en el perímetro exterior. Lo bueno de esta solución es que se utilizan las mismas tarjetas prox para proporcionar a las personas el acceso al edificio, limitando así la inversión adicional necesaria para el control de acceso vehicular cuando ya existe un sistema de control de acceso. Sólo es necesario distribuir y administrar un tipo de tarjeta.

Pero la utilización de la tecnología prox también tiene algunas desventajas, a saber, la conveniencia. ¿Cuántos de nosotros hemos tenido momentos en los que hemos estado colgados de la ventanilla de nuestro coche luchando por colocar correctamente una tarjeta de control de acceso para que un lector de tarjetas de aspecto impresionante pueda decidir con arrogancia que hemos pasado por suficientes dificultades para permitirnos o negarnos el acceso?

Otra desventaja es que en este escenario no estamos realmente identificando vehículos, sólo estamos identificando a una persona sentada en ese vehículo en particular. Por ello, los clientes que buscan un control de acceso vehicular cómodo prefieren a menudo el uso de los lectores de microondas mencionados anteriormente, suministrados por un puñado de fabricantes especializados. Las etiquetas semiactivas que se colocan detrás del parabrisas o en otros lugares del vehículo son leídas por los lectores sin necesidad de esfuerzo físico para el conductor. Las etiquetas que están vinculadas física y lógicamente al vehículo permiten un acceso muy conveniente y seguro al sitio seguro.

 

Ahora echemos un vistazo a algunas de las tendencias y desarrollos actuales que finalmente están remodelando la industria de la identificación de vehículos y que proporcionan a los gerentes de seguridad más opciones y más herramientas para establecer un entorno seguro para sus empleadores.

Saber quién está en la puerta

La historia del Caballo de Troya tiene un mensaje relevante aún hoy en día. Para mayor seguridad y tranquilidad, no sólo debe identificar el vehículo que se aproxima, sino también al conductor que se encuentra en su interior. Identificar sólo al vehículo y no al conductor podría fomentar el robo de un vehículo para acceder a sus instalaciones, convirtiéndolo en un "Caballo de Troya" al dar acceso automatizado a lo que se percibe como un vehículo autorizado.

La necesidad cada vez mayor de una manera sencilla de rastrear la credencial del conductor y, potencialmente, la identificación del vehículo como combinación de candado y llave, ha allanado el camino para una nueva filosofía que dicta que nunca se puede dejar un vehículo con una credencial de acceso AVI activa presente a menos que esté ocupado por un conductor autorizado.

Una etiqueta AVI basada en el conductor se compone de dos componentes: un lector/transmisor de tarjetas a bordo del vehículo y una credencial personal, como una tarjeta de acceso al edificio sin contacto. El lector a bordo del vehículo leerá la tarjeta de acceso al edificio y "elevará" la señal a un lector externo a distancias de hasta 33 pies (11 metros), lo que dará tiempo suficiente para que el controlador de seguridad del módulo de servicio active la barrera o la apertura de la puerta antes de la llegada del vehículo. El dispositivo Booster actuará como la cerradura y la tarjeta de acceso al edificio como la llave. En algunos casos, el elevador de presión contendrá su propio número de identificación de vehículo integrado, lo que permite que el módulo de servicio pueda identificar inmediatamente al conductor correcto con el vehículo correcto.

La retirada del carné de conducir está asegurada, ya que esta credencial es necesaria para el acceso al edificio una vez que el conductor abandona el vehículo, dejando sólo el elevador de presión en el vehículo, que por sí solo no puede activar la barrera o la apertura de la puerta. Los sistemas AVI basados en el conductor de largo alcance están encontrando rápidamente su camino hacia aplicaciones en las que se debe establecer una identificación positiva del conductor sin detener el vehículo. Las aplicaciones son muchas, pero incluyen áreas como Bases Militares, Compañías de Servicios Públicos, Campus Corporativos y Educativos, Policía, Bomberos y otras instalaciones donde los vehículos deben ser asignados a un conductor específico, como vehículos de servicio de la Compañía.

UHF: La opción que falta

La elección entre la tecnología prox y la tecnología de microondas es clara. Exagerar un poco: es la opción entre una solución de gama baja y más barata y una solución de gama alta la que requiere un esfuerzo extra porque las etiquetas semi-activas deben ser implementadas y hechas parte de la ecuación de seguridad. Aunque la mayoría de la gente reconoce el valor añadido de proporcionar un acceso más cómodo a los vehículos, no todo el mundo está en condiciones de hacer ese esfuerzo adicional o de hacer esa inversión adicional. Actualmente no hay nada en medio de suficiente calidad y valor práctico para ofrecer a los clientes una alternativa extra.

Esto ha cambiado recientemente con la introducción de la UHF en el campo de la identificación automática de vehículos. La frecuencia ultra alta (800-900 MHz) se ha utilizado en el mundo de la logística durante muchos años para rastrear y localizar paquetes y productos que están encontrando su camino a través de los procesos de producción y distribución. Lo bueno de esta tecnología es que soporta distancias de lectura de varios metros usando insignias pasivas relativamente baratas (sin baterías). Aunque se trata de una tecnología ligeramente menos robusta en comparación con los sistemas de microondas, la inversión relacionada se reduce considerablemente, lo que la convierte en una alternativa muy atractiva.

Fuente: ACSYS